domingo, 31 de marzo de 2013

Deseo de Morir


No creo que otra persona entienda el deseo de morir tan acabadamente como lo entiendo yo o como lo entienden los suicidas. No sé si hay alguna sensación peor: sentirse mal por estar tan sano, querer morir, desaparecer fulminantemente. Y luego ver a tus viejos haciendo la cena y a tus hermanos jugando inocentemente a la play station; todo mientras tú silenciosamente planeas tu muerte, exquisita, necesaria, inminente, inexorable.

Y llorar hasta el desmayo o el interminable dolor de cabeza que parece encarnársele a uno en lo más profundo de los sesos. Tener tanto odio por uno mismo, tanto que hasta nos parece irreales e inentendibles todos aquellos años de convivencia con nuestras mentes perturbadas, tantos años de soportarse a uno mismo. Y luego llegan los reproches: ¿por qué no me di cuenta antes de que me odio? ¿Por qué no me eliminé tiempo atrás?

Lo piensas varias veces, intentas encontrar algo por qué vivir, por qué quedarse: las razones son tan frágiles como la convertibilidad y tú menos convincente que Fidel Castro izando la bandera de los Estados Unidos. Quieres morirte y tienes millones de razones por las cuales hacerlo. Y sin embargo, todavía ruegas por una sola razón para quedarte. Una razón te salvaría, solo una sería suficiente. Y no la encuentras, no porque no sepas buscar, sino porque simplemente no hay. No existe la razón por la cual debieras quedarte en este mundo.
¿Por tu familia? ¿Quedarte por tu familia? ¿Qué los suicidas somos egoístas? Es la tontería con menos sustento que escuché en toda mi vida. Empecemos a sacar un poco de lógica de todo esto:
Uno no quiere vivir porque sufre, porque está triste. Entonces algún ser muy inteligente (seguramente amigo o familiar) te dirá que todo el mundo te quiere, que todos te aprecian, que no puedes HACERLE ESO A TU FAMILIA.

Muy bien, recapitulemos: entonces uno tiene que vivir en pena porque no se le puede hacer “eso” a la familia. ¿Eso? ¿HACER QUÉ?, me sigo preguntando yo, a través de los años. ¿Hacer qué mierda? Si uno está enfermo debería elegir cómo y cuándo curarse. Supongo que las personas con cáncer serían más felices si pudieran extirparse la enfermedad. Pues bien, mi enfermedad es estar viva. Y codificando y pasando en claro no me están dejando sacarme el cáncer de encima. Quieren que tenga cáncer, porque no puedo hacerLES eso. ¿Eso? ¿No puedo qué cosa? ¿No puede extirpar mi dolor? ¿Debo vivir muriendo para que OTROS no sufran? ¿Tengo cara de Jesucristo? ¿Tengo cara de tener ganas de aguantar mi pena para que otros no lloren cinco minutos mi muerte y después continúen con sus vidas?

Entonces llámame egoísta, pero no pienso soportar ese dolor. La gente es tan moralista, tan hipócrita. No entienden lo que se siente, no lo pueden entender porque la depresión, la anorexia, la bulimia, llevan a la persona al extremo más límite. Te tortura, te viola, te deshace adentro. Tus tripas, tu estómago, tu garganta, tu pecho, tu sexo, todo le pertenece a tu enfermedad: necesitas morirte porque sabes que no tienes nada más que hacer en este mundo. Que te duele demasiado estar vivo; y que aunque seas una excelente alumna, hija adorable y una amiga incondicional, no tienes fuerzas para seguir jugando esos papeles.

Te das cuenta que te pasaste la vida actuando: pensando que si te disfrazabas con diferentes personalidades ibas a poder por fin tapar tu verdadero ser: el que quiere morir porque no puede elegir otra cosa.


(texto sacado del libro de Abzurdah - Cielo Latini)



lunes, 25 de marzo de 2013

ABZURDAH


Hoy terminé de leerme el libro de Abzurdah de Cielo Latini,
me sentí totalmente identificada con ella,
por eso hoy quiero dedicarle una entrada,
seguramente le dedicaré más de una copiando fragmentos de su libro.
Como estos:

--------------------------------------------------------------------

¿Por qué ser Pro-Ana? Ser Pro-Ana es un DERECHO, porque tenemos derecho a elegir. Tenemos que hacernos valer, porque nadie puede obligarnos a hacer algo que no queremos. Si la gente se pone a dieta, lo hacen... nadie les dice nada. ¿Por qué nosotras tenemos que ser criticadas? ¡Solamente estamos tratando de sentirnos bien! Estamos tratando de ser lo más puras posible... y también vamos a hacer lo IMPOSIBLE. La anorexia no es para todos, así que va a haber gente que no nos va a entender. Pero nos vamos a hacer cada vez más fuertes.

----------------------------------------------------------------

Pero estoy sola, no hay manos que me sostengan. Aquellas que sé que se ofrecerían sin dudarlo no son tan fuertes como para sostenerme sin caerse conmigo y no quiero que nadie lo haga. Si voy a hundirme lo haré sola, nadie merece hacerse cargo de lo que me pasa o de los recuerdos que me invaden. Debo ser fuere, afrontar lo que me toque, ser artífice de mi destino e intentar por los menos que quienes sufrieron conmigo no vuelvan a saber de mi dolor.